La autora y la obra

Nace en Buenos Aires en los años cincuenta pero es un cáncer de mama pasados los cuarenta años lo que la hace consciente del estar viva. Comprende la necesidad de hacernos cargo de nuestra propia existencia. Comienza entonces a estudiar el proceso vital más básico, la alimentación que le llevará a comprender cuan importante es en el desarrollo de los demás procesos vitales, la mente, el espíritu y por supuesto el cuerpo en toda su expresión. En medio de toda esta investigación y cuidando de sí misma, es cuando la vida le da una segunda oportunidad.
Le diagnostican un cáncer de pulmón terminal y es entonces cuando Marta Martín puede poner en práctica todos los conocimientos aprendidos. Las conclusiones y las nuevas preguntas que se van formulando en todo este proceso de desarrollo personal tanto físico como mental dan lugar a esta obra. En “Un vuelo que me salvó la vida”, nos revela como salvó su vida mirando al cáncer no como una condena, sino como una oportunidad para curarse. Su fe en una alimentación adecuada y la práctica continua de un pensamiento consciente la llevaron hacer del cáncer algo más que una enfermedad.
Marta Martín se ha convertido en una guía esencial para todos aquellos que quieran curarse, y de urgencia vital para los que todavía piensan que algo así no es posible. Objeto de estudio y sanadora, con la publicación de este libro nos hace participes a todos nosotros de la experiencia que la mantuvo con vida.

Que es la macrobiótica

¿Qué es la macrobiótica?
Para la macrobiótica, el complejo proceso de asimilación de los alimentos por el organismo humano es el punto esencial de la cuestión salud y enfermedad. Según esa visión, los defectos en ese mecanismo provocan irregularidades orgánicas y síquicas; la enfermedad sería entonces la forma que el cuerpo encuentra para compensar esos trastornos y recobrar el equilibrio.
Para retornar al perfecto funcionamiento del cuerpo y de la mente, la macrobiótica recomienda básicamente medidas indirectas, preventivas y educativas que se anticiparían a la aparición de los síntomas, a través de alimentos físicos y mentales adecuados para ser asimilados por cada individuo.
La macrobiótica es la comprensión de la Orden de la Existencia en la Naturaleza que permite a cada uno retomar la responsabilidad y el autocontrol sobre la propia salud/enfermedad de forma independiente.
El principal factor para la transformación de cualquier enfermedad es la alimentación física y mental. Es inútil tomar cualquier antídoto, sea alopático, homeopático o una hierba medicinal, si no se cesa de ingerir venenos. Se practica la macrobiótica a partir de una determinada disciplina inicial, con el objeto de proporcionar a cada uno, a través de esta reeducación del organismo, los medios para liberarse de los malos hábitos, vicios y condicionamientos alimentarios impuestos por una sociedad preocupada exclusivamente por el consumo.
Los alimentos más adecuados son los cereales integrales, las legumbres y las verduras, prefiriéndose los menos contaminados por pesticidas, colorantes y conservantes químicos. El prof. Georges Ohsawa, nacido en el Japón en 1893, a los veinte años de edad se curó de una serie de enfermedades exclusivamente a través de una dieta alimenticia. Desde entonces se dedicó al estudio de la medicina macrobiótica y se transformó en su sistematizador y divulgador en el mundo occidental. Según él, esa medicina es la interpretación biológica, fisiológica y dialéctica de la filosofía del Extremo Oriente.
En su orientación a los enfermos Ohsawa partía de unas premisas básicas: ¿Cuál es su meta en la vida ¿Qué es una vida feliz?. Porque para él "sin saber cómo permanecer sano, la felicidad es ilusión." La salud debe ser alcanzada por el propio individuo, pues aquel que está sano conoce la ley de los cambios, puede superar las dificultades y transformar la enfermedad en salud, volviéndose libre. Para aquel que no sabe qué hacer con su salud, curarse es una pura pérdida de tiempo.
Condiciones de buena salud
Son siete las condiciones que indican una buena salud:
Tener buen apetito y satisfacerse con los alimentos más simples;
Estar siempre listo para realizar algo y no mostrarse nunca cansado;
Tener un sueño profundo;
Tener buena memoria;
Estar alegre;
Poner esmero en todo, en cualquier lugar, en cualquier ambiente;
Ser íntegro.

Esta última condición es la más importante, pues quien la posee ha alcanzado la serenidad, la capacidad de discernir.
La macrobiótica insiste en que la falta de discernimiento es la causa principal de cualquier enfermedad. La proporcionalidad entre los antagónicos salud/enfermedad, vicio/ virtud, inteligencia/ignorancia depende de nuestra condición de discernimiento.
Según Ohsawa, el discernimiento se desarrolla en siete niveles y también secuencialmente en una espiral logarítmica. Esto quiere decir que a cada nivel siempre existe la manifestación de todos los Otros con el desarrollo principal de aquel.
Los siete niveles de discernimiento
1-Mecánico - 0 a 3 años - Es el discernimiento más simple, base indispensable para todos los otros; abarca noción de causa y efecto, acción y reacción, liviano y pesado, contracción y expansión, etc.
2- Sensorial - 4 a 10 años - Basado principalmente en los cinco sentidos: tacto, gusto, oído, vista y olfato, se relaciona con las sensaciones de placer y dolor, caliente y frío, impotencia y virilidad, etc.
3 - Sentimental - 11 a 20 años -Manifestación y fortalecimiento de sentimientos tales como: simpatía y antipatía, amor y odio, belleza y fealdad, fidelidad y traición, apatía y emoción, etc.
4 - Intelectual -21 a 30 años - Se desarrolla la concepción de los antagonismos Complementarios tales como; análisis y síntesis, teoría y práctica, opinión y crítica, inducción y deducción, etc.
5 -SocioIógico-31 a4O años-EI discernimiento sobrepasa el ser individual, se expande hacia la sociedad y abarca un horizonte más vasto: libertad e igualdad, derechos y deberes, individuo y sociedad, producción y consumo, etc.
6 - Idealistico - 41 a 50 anos -Discernimiento de la simultaneidad y reversibilidad del espíritu y la materia a través de la creencia/entendimiento de fatalidad y libre albedrío, materialización e idealización, vicio y virtud, superstición y convicción, dualismo y monismo, etc.
7 Supremo-51 años en adelante. En esta etapa el discernimiento alcanza la "constitución/concepción" de la existencia universal, habilita al hombre a transcender todos los opuestos antagónicos y complementarios sin negar uno u otro, por lo contrario, fortalece uno y otro al límite que algunos sabios llamaron autorrealización, nírvana, satori (despertar espiritual), o autoconocímiento.
La macrobiótica y la enfermedad
La curación a través de la macrobiótica es un proceso educativo de autoconocimiento físico y mental y se sitúa, por lo tanto, en un nivel superior al de la medicina terapéutica. Para iniciar ese proceso es preciso comprender la Orden de la Existencia en la Naturaleza que también es conocida como Principio Unico.
La culinaria macrobiótica es muy variada y sabrosa. Los que piensan que la macrobiótica es prohibitiva están muy equivocados, pues en realidad, quien comprende el principio puede comer de todo equilibrando calidad y cantidad adecuadamente. Por otro lado, quien no sigue ese principio, aun utilizando ingredientes auténticos y/u orgánicos, si no los sabe equilibrar, se encuentra en condiciones peores que los que consumen con criterio alimentos intoxicados.
En el inicio del tratamiento macrobiótico, sin. embargo, es indispensable poner al organismo en condiciones de recuperar la sensibilidad selectiva por medio de la restricción y el control de la dieta.
La dieta macrobiótica básica para enfermos es la siguiente:
Desayuno: croqueta de arroz (ajonjolí y sal), o croquetas de arroz integral hervido, molido y hecho al horno, o pan de sartén de harina de trigo integral. Lo ideal es permanecer en ayunas hasta la hora del almuerzo.
2 - En las comidas principales (almuerzo y cena): de 60% a 80% de arroz integral hervido con agua y sal y de 40% a 20% de platos secundarios. (De dos a cinco variedades de legumbres, verduras, algas hervidas y conservas de vegetales en el misó). Las hortalizas más recomendadas son: lampazo mayor, raíz de loto, nabo blanco y largo, calabaza positiva (Hokkaido o Ebisu), cebolla, ñame blanco, ñame de china, acelga, achicoria, ajipuerro, trifolio (trébol acuático).
Como aderezos se pueden utilizar aceite de ajonjolí (de vez en cuando); shoyu (salsa de soja auténtica, sin azúcar y sin colorantes); misó (pasta de soja fermentada), iriko (pescaditos secos); sal marina molida.
Se debe masticar un mínimo de 80 veces cada ración de comida, sin mezclar los platos. Como bebida se recomienda tomar lo mínimo posible y siempre sin adulzantes los tés de consuelda, habú, nogul, llantén, banchá de tres años. Las bebidas alcohólicas, gaseosas, jugos, dulces, productos refinados y quimificados se deben evitar.
3 - Al incluir un alimento en la dieta, se deben observar las estaciones del año. En el invierno, dependiendo de la condición del enfermo, las proteínas animales (pescado de carne blanca o pollo joven y frituras) se podrán consumir de manera moderada. En el verano se puede añadir ensalada de verduras permitidas y eventualmente frutas más positivas (manzanas, sandía, fresas cultivadas) según la condición del enfermo.
4 Aproximadamente 20 ó 30 años atrás, el profesor Ohsawa recomendabala dieta n- 7 - sólo arroz integral, por diez días, o dependiendo del caso el ayuno total. Actualmente dichas prácticas no son recomendadas porque las personas en general están extremadamente intoxicadas.
La dieta rigurosa puede provocar reacciones peligrosas y hacer que se concentren en la sangre los elementos tóxicos depositados en las células o aun provocar posteriormente un desequilibrio alimentario incontrolable.
Todos los fenómenos y sus procesos de cambio son gobernados tanto por la fuerza Yin (centrífuga) como por la Yang (centrípeta) Ias cuales están siempre transformándose una en otra, en un ciclo continuo.
Las cualidades básicas del Yin son:
expansión, oscuro, débil, delicado, índigo- azul, tímido, blando, introvertido, frío, líquido, pasivo, femenino, contemplativo.
Las cualidades básicas del Yang son:
contracción, activo, rojo, enfático, material, durable, extrovertido, caliente, sólido. Entre los alimentos existen algunos con influencias expansivas (Yin) y otras contractivas (Yang); algunos son gran-des (Y¡n), otros pequen os (Yang); algunos suculentos (Yin), otros secos (Yang): algunos crecen en los árboles (Yin), otros en el suelo (Yang).
Al considerar las características de las fuerzas Yin y Yang en el hombre, en el ambiente, en el clima, en cada situación se puede buscar cl equilibrio a través de la alimentación. Por ejemplo: en el invierno (Yin) se debe comer lo que puede ser almacenado naturalmente: cereales, alubias, verduras en conserva o con raíces, calabaza, manzana, frutas secas, algas marinas, semillas, etc. Todos esos alimentos son Yang y dan fuerza y calor para que se soporte el frío (Yin). Por otro lado en el verano (Yang) se deben preferir los alimentos Yin: verduras suculentas, melón, sandía, etc.
La alimentación macrobiótica respeta el principio Yin-Yang en todos los momentos, desde la elección de alimentos y la manera de cocinarlos hasta el modo como comerlos (empezar con un alimento Yang y después ingerir un Yin; comer separadamente cada plato; masticar bien; etc.).
Tomio Kikuchi introdujo el movimiento macrobiótico en Sudamérica y es su principal responsable. Es, juntamente con Michio Kushi (responsable de la actividad macrobiótica en los Estados Unidos), uno de los principales discípulos del prof. Georges Ohsawa.

2 comentarios:

Rocio dijo...

Como soy de viajar mucho, me interesa poder conocer datos de distintos lugares e informaciones sobre diferentes países. Como ya tengo los Vuelos a Buenos Aires desde Salta, espero poder saber sobre dicha ciudad

JarkeTv dijo...

algun testimonio que de certeza de que esta dieta funciona para mejorar los sintomas de fibromialgia u otras enfermedades?

Dia Mundial de la Fibromialgia

Cuidar el cuerpo desde el plato y el mantel

13 de mayo 2010

Afmavi, que celebró ayer el Día de la Fibromialgia, ofrece a sus socios un taller de alimentación saludable

SI para cualquier persona cuidar la alimentación es importante, para aquellas que padecen una enfermedad como la fibromialgia, lo es mucho más. No en vano, la salud pasa en buena medida por la ‘gasolina’ que se le ponga. Y esa gasolina tiene que ser de excelente calidad siempre, sobre todo cuando se padecen los dolores a los que hacen frente las personas afectadas por fibromialgia.Conscientes de ello, los miembros de la Asociación de Fibromialgia de Ávila y Provincia, Afmavi, que ayer celebraron con una conferencia el Día Internacional de esta enfermedad, cuentan desde enero con el taller ‘Potenciación integral del ser’ que, entre otros aspectos, aborda la mejor manera de alimentarse en su caso.Al frente del mismo se encuentra la consejera macrobiótica Marta Martín, que cada martes aporta sus conocimientos a un grupo de unas doce mujeres. «Aquí trabajamos sobre todo para que hagan una comida sana y no opten por la ‘comida chatarra’, como los azúcares refinados», comienza a explicar la argentina, que desglosa algunos de los alimentos que más pueden beneficiar a estos enfermos. «Hablamos, por ejemplo, del té bancha, una infusión que está en el árbol tres años, por lo que su hoja pierde la teína y recupera calcio», describe las propiedades de este té, antes de mencionar el arroz integral, que «depura el organismo». Y esto es fundamental en el caso de los enfermos de fibromialgia porque, según Marta, son personas que habitualmente toman muchos medicamentos para el dolor y la depresión que en ocasiones aparece. «Se trata de dar un alimento al cuerpo para que las medicinas no tengan tanto impacto de choque y que les ayude a metabolizarlas». Y en el curso, en el que también se fomenta el consumo de legumbres, las verduras hervidas o las leches vegetales, se fomenta también el consumo de semillas, como las del lino, sésamo, girasol y calabaza.«En estos casos es muy importante combatir la osteoporosis», recuerda la consejera, que insiste en que con sus charlas no se pretende en ningún momento eliminar las consultas que los afectados deben hacer al médico de cabecera, al psiquiatra o al psicólogo.Y es que en este curso también se trabaja mucho la psicología. De hecho, junto con la alimentación, es el otro pilar de un taller en el que se trabaja para reforzar la autoestima de unos enfermos que no sólo hacen frente a sus dolores sino que, además, en demasiadas ocasiones tienen que enfrentarse a la incomprensión de la sociedad. «En muchas ocasiones las mujeres que padecen fibromialgia se sienten mal tratadas, porque se les acusa de histeria», se lamenta la monitora del curso, que insiste también en la necesidad de incluir el ejercicio físico en una vida sana.



Presentacion del libro en el Episcopio de Avila

Quiero agradecer la colaboricion y el cariño con que fui recibida y tratada por el Excelentisimo Ayuntamiento de Avila a través de su Alcalde el Señor Miguel Angel Garcia Nieto, la solicitud de Aureo Martin y en general de todos los colaboradores y secretarias.
Fue para mi, y lo seguira siendo compartir con ellos proyectos y colaboracion.
Quiero agradecer tambien a:
Juan Carlos Corbacho, a Montaña Dominguez y a todas las personas que de una forma y otra me han dado apoyo en la presentacion de mi libro "Un vuelo que me salvó la vida".
Tambien quiero agradecer a:
La Doctora Eva Yuste por su presencia
a Celia Sanabria y a Javier Lopez por compartir su musica.
a Pia Tedesco por cantar y estar.
a Ana Agustin a la que me une un afecto entrañable.
Tambien a al Doctor Jesus Hernandez y algunas de las enfermeras que han compartido conmigo dias menos felices.
Agradecer al público en general.
A mis amigos que han estado presente.
A los medios de comunicacion.
Gracias una vez mas.